DeporteCienPorCien

viernes, 3 de junio de 2011

ENTREVISTA a AMBROS MARTÍN (Ent. SD Itxako)

BALONMANO FEMENINO
BALANCE CAMPAÑA 2010/11
Entrevista: www.itxako.com
Foto: Manuel Obrador
El técnico de la SD ITxako RdN, Ambros Martín, hizo balance de la mejor temporada en la historia del club navarro. Las de Estella han sido campeonas de Liga, Copa y Supercopa, y subcampeonas de Champions –la competición de clubes más prestigiosa del mundo-. Os dejamos la entrevista que publica la web oficial del club. www.itxako.com
¿Ya ha dado tiempo a digerir  la final de Champions?
Posiblemente en cuanto a la estructura deportiva, equipo y técnicos, necesitemos más tiempo a la hora de ser conscientes de lo difícil que será volver a vivir algo así. Sí que nos lo siguen recordando los aficionados con sus ánimos y enhorabuenas. Todo el mundo ha mostrado su satisfacción y orgullo. La verdadera dimensión se verá con la dificultad que entrañará volver a repetir experiencia.  
Ha sido el año de la Championn una competición  que no  comenzamos bien con  derrota en el primer partido ante el Leipzig en casa y en la segunda fase se comenzó  perdiendo   en Eslovenia ante el Krim.
Fueron dos malos inicios.   Tuvimos carencias a lo largo de la temporada y sobre todo en la competición de Champions. Necesitaremos mejorar para próximas citas. En el primer partido los nervios del debut no nos dejaron desplegar nuestro mejor juego. Luego en el  debut de la main round nos pasó igual, sin embargo el equipo no se vino abajo. Sin ningún tipo de miedo, sin temor alguno, ganamos en fe y en confianza y desterrando los nervios pudimos ir ganando al resto de rivales.
¿El equipo empezó a apuntar sus posibilidades en los dos partidos ante el Oltchim rumano? Probablemente. La forma de ganarles en Estella con un partido que teníamos prácticamente perdido nos dio la sensación cierta de que estábamos en el nivel de los mejores. Esos dos puntos nos inyectaron la suficiente moral como para creer más en nuestras posibilidades.  
En la siguiente fase el Krim esloveno, Hypo austriaco y el montenegrino Buducnost y de nuevo para empezar una derrota.  
En Ljubljana llegábamos de una derrota en Canarias. En ese momento los técnicos nos equivocamos en la planificación. Jugamos dos partidos consecutivos, uno en canarias y otro en Eslovenia. No ganamos en las islas y volvimos a caer en Europa. Tenemos que aprender de todo ello. De nuevo el equipo tomó conciencia de la situación y se motivó aún más superando el tropiezo.        
¿Esa fue la semana más crítica de toda la temporada, encadenando dos derrotas consecutivas?  
No, no hubo crisis. Perder en Canarias fue extraño. Pero ¿qué equipo no pasa por un momento similar a lo largo de todo un año? Ni siquiera el mejor equipo de cualquier deporte es capaz de mantener una regularidad sin tacha, absolutamente nadie. En Canarias cometimos un error al tener la cabeza más pendiente de la Champions. Ante el Krim lo intentamos, tuvimos opciones, remontamos pero no pudimos rematar el trabajo realizado, se nos escapó. El equipo acusó el largo viaje y no pudimos preparar convenientemente una cita de esa relevancia.  
En Champions el nivel de excelencia ¿llegó en los dos partidos de semifinales ante el Györ húngaro?
Puede ser,  pero el mejor partido del año lo jugamos en Estella contra el Buducnost. Fue memorable y tendremos que recordarlo. En todos los aspectos del juego estuvimos muy bien. Es cierto que como equipo, madurez, ambición, los dos partidos con el Gyor fueron enormes. Dimos sensación de equipo por encima de las individualidades del rival, fueron dos juegos de muestrario. La evolución del equipo a partir de diciembre fue más que notable, creciendo día a día a pesar de las lesiones.
Llegó la final contra un  Larvik que aun siendo superior no lo fue netamente.  
Los resultados de ambos partidos así lo indican. En Noruega dominamos el primer tiempo y no así el segundo, en Pamplona ocurrió al revés; ellas estuvieron mejor en el primer acto y nosotras a partir de la reanudación. Aquí les dimos demasiadas ventajas y a ese nivel se paga un precio muy alto. Quizás pecamos de inexperiencia en situaciones muy concretas. Fuimos víctimas de esas situaciones y de ahí tenemos que extraer enseñanzas.
¿Has revivido muchas veces aquel partido de vuelta en un Anaitasuna lleno con más de 3.500 espectadores?
Pienso sinceramente que el cambiar de escenario y salir de nuestra rutina, de nuestro ambiente nos perjudicó. Nunca habíamos jugado en un ambiente semejante con tanto público, tan favorable, todos de amarillo, con tantos ánimos. Todo eso en los primeros minutos del partido nos desubicó. A lo largo de toda la semana no pudimos mantener la rutina de lo habitual. Hay además situaciones dentro del balonmano español que son mejorables. Me explico: las noruegas desde su último partido liguero tuvieron una semana entera para preparar la primera cita de la final y después otra semana libre en su calendario en la que sólo pensaron en el choque de vuelta. Itxako tuvo que jugar partidos entre semana. Es cierto que para entonces la liga estaba decidida pero entre viajes y partidos no pudimos trabajar con la misma dedicación que el rival. Todo eso influye, sólo entrenamos dos veces en el Anaitasuna. Sobre todo quiero agradecer el apoyo desde la grada fue un ambientazo espectacular.
Es curioso cómo tu equipo en el concierto europeo era siempre la sorpresa. Itxako no contaba en la primera fase, tampoco en la Main Round, mucho menos en las semifinales. Algo así como si nadie se lo terminara de creer
Sí. Creo que la diferencia del balonmano español con respecto al del resto del continente, tanto en masculino como en femenino, es tan distinto que dificulta sobremanera a los contrarios. Nuestra forma de jugar, de defender, es de una naturaleza tal que les impide estar cómodos en la pista. Tenemos un estilo de juego y se acaba de ver en la final four masculina, que se atraganta en Europa. Itxako tenía la ambición del novato, sin presión de ningún tipo, cada avance era una alegría y una motivación. A partir de ahora ya no será así, tendremos que saber jugar con ello. El resto de equipos estaban mucho más presionados y en algunos casos fue un hándicap que jugó a nuestro favor.  
Con respecto a la liga, se acaba de conseguir la tercera consecutiva y no se le puede restar ningún valor.
Pudo parecer fácil, pero te aseguro que no fue así. Combinando Champions y Liga nos vimos obligadas a muchos sobre esfuerzos. Para mí tiene mucho mérito puesto que hay un trabajo psíquico muy importante para que nadie piense que es más de lo mismo. Tiene mucho valor porque hemos conseguido batir nuestro record de puntos, perdiendo sólo un partido, batiendo también el récord de anotación. Pero debe de quedar claro que,  al margen de esos méritos, está claro que en los últimos años el nivel del balonmano español ha bajado mucho, Sagunto no es lo que era, Ribarroja ya no está y, aunque Alicante lo intenta y otros equipos mejoran, el nivel ha descendido. La tercera liga tiene mucho valor por cómo ha ido la temporada, pero no es bueno que el descienda tanto.  
Escuchándote queda claro que este equipo y este proyecto tiene recorrido.  
Claro que lo tiene pero siendo conscientes de que hay facetas que hay que mejorar. Cada día es más complicado, incluso ahora es difícil confeccionar la plantilla de la próxima temporada. Mantener el bloque ha sido muy difícil. Algunas jugadoras se han ido porque no hemos podido igualar las ofertas de otros clubes. Es complicado contratar jugadoras del nivel máximo; las hay pero sus cachés no están a nuestro alcance. Estamos lejos de poder ofrecer lo que encima de la mesa ponen otros. Aún y todo tenemos afán de superación y una gran ilusión por seguir mejorando.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada