DeporteCienPorCien

jueves, 13 de marzo de 2014

REFLEXIONES COPERAS: ANA FERRER

BALONMANO FEMENINO
COPA DE LA REINA 2014
ARTÍCULO DE OPINIÓN
Autora: Ana Ferrer (@aferrer3)
Foto: José M Martí

Al inicio de temporada se marcan una serie de objetivos entre los que destaca clasificarse para la Copa de la Reina. Ha sido, es y será un torneo muy especial.
En primer lugar, es un honor finalizar la primera vuelta entre los ocho mejores equipos; pero, además, el hecho de jugarse cada paso a una carta proporciona una motivación extra. Siempre es complicado vencer a un grande, sin embargo, en la Copa las posibilidades aumentan. Cada uno lucha por lo suyo, defender el título, tratar de sorprender, disfrutar, realizar un buen papel,...; pero todos coinciden en un punto: cada partido es una final y si ganas acaricias el cielo. Por ello, se genera un inmenso cúmulo de emociones. No hay mañana, hay ahora. No se piensa en reservar, porque si te quedas con algo dentro, posiblemente ya no tengas opción de sacarlo. No se gana por nombre, sino que vence la actitud.

Me siento muy afortunada de haber participado en dos ocasiones, es una experiencia única. Un máster en nuestro deporte, una oportunidad de crecer a pasos agigantados, tanto con las victorias como con las derrotas.

En Helvetia Balonmano Alcobendas lo vivimos de una forma apasionante y este año, al celebrarla en nuestra ciudad, va a ser un evento más que especial. Personalmente creo que van a ser los partidos más duros de ver desde las gradas. Pasan los días y con ellos los dolores, los puntos, las cicatrices, la flexión, la extensión, el trabajo isométrico, las corrientes, las horas de piscina…; sin embargo, el deseo de luchar junto a mis compañeras no se desvanece ni un segundo.

En memoria, dos Copas totalmente diferentes. En la primera fuimos a disfrutar del premio y recibimos uno más grande pasando a semifinales. En la segunda soñando con alcanzar un buen puesto caímos en el primer encuentro. Sin duda, experiencias de las que aprender y mucho. Nervios, ganas, ilusión, impaciencia, alegría y mucho optimismo es de lo que estoy cargada en estos momentos. Confío mucho en mi equipo.

Aquí está, ya llegó el momento tan esperado. ¡Que empiece el espectáculo!

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada